< Volver a Opinión: Del proyecto a la construcción, el valor de los planos