Agrandar imagen | Ver tamaño original
El sitio era un vacio preexistente en la pendiente acotado por 2 magníficos muros de contención de piedra que definian un plano de 12 x10 mts, a 7.5 mts bajo el nivel de acceso. A su vez, se destacaban algunos árboles, un bien escazo para la aridez de la cordillera de Los Andes. El deslumbramineto que produce la luz de la montaña y la pérdida térmica que producen las ventanas es algo que los viejos refugios de piedra de Farellones, construidos entre los años 40 y 60, sabían controlar mediante interiores contenidos y perforaciones puntuales en sus fachadas. El proyecto plantea un volumen monolítico de piedra que llena parcialmente el vacio definido por los muros de contención. Sus aberturas son mínimas y fueron pensadas de adentro hacia fuera para iluminar algún acto específico o para enmarcar algún hito del paisaje, cuidando la privacidad ante los vecinos. Sobre este volumen cúbico de piedra, aparecen otros elementos desaplomados del perimetro del cubo que lo modifican y orientan: una ventana horizontal hacia la vista principal del valle cuyo espesor sirve de asiento, un volumen superior que sirve de chiflonera y hall de acceso, y un puente reticulado que vincula la calle con el nivel superior de acceso. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir