Agrandar imagen | Ver tamaño original
Adyacente a la escuela y parvulario existentes, el solar ocupa el límite sureste del Parc de Torrerroja de Viladecans en una zona urbana de edificación residencial. El solar como parte del parque nos sugirió la posibilidad de colonizarlo mediante una intervención paisajística para preservar sus valores inherentes y mantener así su condición de vacío urbano. Imaginamos a los niños en el parque, bajo un porche, aislados del exterior mediante unos muros ciegos de hormigón que los abrazaran y protegieran y dejamos que el espacio exterior fluyera a través del edificio mediante un recorrido desde el acceso hasta la cota superior del parque. A través de una marquesina que nos recibe, cruzamos el porche de las aulas para llevarnos a través de la calle entre los dos volúmenes hasta la grada que nos conducirá definitivamente al espacio exterior del parque. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir