Agrandar imagen | Ver tamaño original
El subsuelo de Teruel, como los parques temáticos como Dinópolis, está lleno de descubrimientos que nos recuerdan la existencia perdida de una vida de gran alcance en los orígenes de la provincia. Es sorprendente que tengamos que volver a su profundidad para tratar de reactivarlo. La decisión de introducir un gran volumen de actividades para jóvenes en la tierra, que revitaliza y potencia la actividad de Teruel, impulsa la imagen que trabajamos en el proyecto. El espacio público y el proyecto de un centro de ocio tiene una expresión de un Godzilla enterrado: un elemento telúrico de expresión contemporánea y popular. El gran volumen enterrado empuja la superficie de la tierra hasta que la rompe y produce una topografía urbana. Los visitantes se asentarán en esta superficie, que se convierte en una plaza pública, y pasarán entre los estratos, entreteniéndose con actividades de reunión, diversión y deportes. Las nuevas actividades y su manifestación contemporánea, hacen evidentes nuevas formas de diálogo urbano, especialmente en una ciudad donde la historia ha tomado un espacio tan importante. Es el descubrimiento de nuevas posibilidades de expresión y, en una apropiación audaz de ellos, es donde tenemos en cuenta sus mentiras potenciales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir