Agrandar imagen | Ver tamaño original
El sitio de esta casa es una gran parcela de 60.000 metros cuadrados en la costa sur de la isla de Milos, Grecia, protegido por el tratado europeo Natura 2000, que permitió la construcción de sólo 250 m2. Por lo tanto, se exploró en el terreno en busca de micro-ambientes, identificando los lugares más potentes para una variedad de usos, teniendo en cuenta la trayectoria del sol, los vientos dominantes, las vistas, el sonido del mar, la morfología geológica y la flora del lugar. Estos son los puntos elegidos para estimular la propuesta, formando una cuadrícula cartesiana. La red se basa en las ideas del matemático Georgy Voronoi. Esta red de Voronoi  define la estructura geométrica de la intervención, desde el calendario de siembra, el diseño del espacio hasta el patrón de suelo. La ubicación de la casa principal (que también llamamos el Corral de inmersión), coincide con la colisión de dos cuerpos geológicos. La isla de Milos es de origen volcánico y la costa sur se caracteriza por sus acantilados irregulares de piedra toba. La decisión formal y el material de la casa se refiere a las formaciones geológicas más grandes prevalecientes en el lugar. El caparazón está hecho de bloques de piedra caliza de 4 cm de espesor y está conformado a través del apilamiento de los bloques. La intensificación de la azotea es el resultado de la negociación de las diversas inclinaciones del techo. El edificio no hace ninguna alusión a un pasado vernáculo sino a las formas primitivas que existen en el lugar. Las extremidades del volumen tienen pendientes en diferentes grados que siguen la inclinación de los afloramientos rocosos y la dirección de las vistas, lo que disminuye la masa del edificio. La piedra caliza proporciona una alta protección térmica y la cubierta oculta los elementos mecánicos utilizados para el drenaje y la ventilación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir