Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este es un terreno estrecho y con pendiente, que se enfrenta hacia el sur a la Beukenlaan, barrio que antiguamente parece haber sido una zona de recreación residencial, donde los belgas construían sus casas de veraneo. El proyecto reemplazó una antigua casa, haciendo un uso inteligente de muro de contención existente. En lugar de seguir la dirección de la calle, la casa cambia sutilmente la orientación de su fachada delantera a favor de la dirección del perímetro en la parte posterior. Al caminar por el sendero ligeramente inclinado a lo largo de la fachada hacia el acceso, uno se da cuenta de la longitud y la estrechez de la casa. La vivienda es de 26,3 m de largo por sólo 4,5 m y parece estar parcialmente enterrada en la pendiente del terreno. Su cubierta sigue la pendiente del sitio, reduciendo el volumen de la casa. El exterior está revestido con palos de bambú dispuestos verticalmente en marcos de acero de color negro. En combinación con el reflejo de los árboles circundantes en el vidrio, creando un efecto interesante. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir