Agrandar imagen | Ver tamaño original
Nos encontramos en un esquina, en un magnifico paraje de Mallorca, con vistas directas al mar y a la isla Dragonera. La importancia de este entorno sirve de guía al proyecto. Se dispone un solarium y un piscina común como antesala a este telón y los áticos disponen  además de piscina-jacuzzi independiente en su cubierta, desde dónde se puede disfrutar de las magníficas puestas de sol del oeste de Mallorca. Las grandes cristaleras de la sala de estar y sus guías empotradas permiten la continuidad del interior hacia el exterior. Relación que se ve potenciada por los muros aplacados de piedra que se alargan hacia las terrazas y los estudiados jardines de plantas autóctonas. Se busca que las piezas principales se abran hacia las vistas, pero con estos muros, sus terrazas consigan privacidad respecto a sus vecinos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir