Agrandar imagen | Ver tamaño original
Tres volúmenes simples aparecen sobre el desierto en respuesta a los desafíos de un terreno en pendiente y a una ética de la construcción con una interrupción mínima para el medio ambiente natural. La superficie edificable disponible se bifurca por un drenaje menor, lo cual inspiró a los arquitectos para dejar los autos detrás y enlazar la zona de estacionamiento a la casa principal por un puente que permite que el agua de lluvia y la vida silvestre fluyan por debajo. Losas de hormigón en voladizo permiten que la casa vaya perpendicular a la topografía para obtener una optima exposición solar, ventilación cruzada, y para enmarcar las vistas. Mientras tanto, la parte inferior sirve de refugio con sombra para los animales del desierto. Las formas tubulares cortan el paisaje del desierto en viñetas más inteligibles como el cuadro de un fotógrafo, celebrando el entorno natural y la vista a las luces de la ciudad que ni el mismo propietario sabía que tenía. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir