Agrandar imagen | Ver tamaño original
En la zona residencial de Keerbergen, esta nueva casa está diseñada en una parcela de esquina grande y vacía. El deseo del cliente era lograr una casa de una sola planta, con una luz óptima y la máxima integración de la casa con el terreno. La planta fue concebida como un volumen alargado con patios donde se relaciona cada espacio con su función específica para una orientación específica. Cada espacio tiene para ello su propia relación con el terreno. Las habitaciones están dirigidas hacia el este, las zonas de estar hacia el sur y el oeste. El lado norte de la casa se ​​encuentra mayormente cerrado. Desde el inicio del diseño se estableció una colaboración con el arquitecto paisajista Patrick Verbruggen para integrar plenamente a la casa con el espacio abierto. La casa está situada justo al lado de un arroyo a lo largo del sitio, con lo que el área abierta del sitio se puede maximizar en la parte sur. Las funciones se extendieron literalmente en la parcela para un contacto óptimo con el área circundante. El jardín se funde con múltiples espacios interiores de la vivienda. El lado oeste de la sala de estar se encuentra debajo de un voladizo grande, que en el otro lado del muro del jardín sirve de garaje. El salón tiene dos 2 terrazas contiguas, de las cuales la terraza oeste está cubierta. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir