Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto se encuentra en Föhr, una pequeña isla en el Mar del Norte. En el pueblo de Alkersum, dentro de un antiguo pajar de una casa de campo tradicional, redefinimos todo el espacio con una estructura de madera cubierta por 3.200 azulejos, cada uno con un agujero circular hecho a mano, 500 toneladas de cuerda de polipropileno azul y madera de pino tratada. Debido a su ubicación geográfica, Föhr está muy en manos de las fuerzas naturales. La zona cuenta con grandes cambios de mareas: cuando el agua está baja se puede caminar a otras islas. Es una isla plana donde el 60% de la isla está bajo el nivel del mar. Para protegerla, el hombre ha hecho una pared de hierba que rodea la mitad de la isla. Sin embargo, cada otoño, cuando llegan las grandes tormentas e inundaciones, la isla se ve en estado de alerta. En 1634 una gran inundación borró la mayor parte de las casas de la isla y reformó el mapa. Al mismo tiempo, la isla cambia completamente en los meses de verano cuando la población se eleva desde los 8500 a 40.000 debido al turismo. Föhr es una isla que pertenece a Alemania, pero, primero y ante todo, a Nordfriesland. Sus habitantes tienen su propio idioma y cultura. En el siglo 17 una escuela de navegación se fundó en Föhr y mucha gente se hizo capitan de mar navegando en Asia y América del Norte. Esto trajo la tradición de las cerámicas y azulejos de Asia. Ser rico era tener los máximos azulejos pintados en las paredes del comedor. La madera utilizada en el interior fue pintada en los colores tradicionales de la isla, diferentes matices de azul y verde y las camas eran tradicionalmente en la cajas-cama. Las casas eran siempre de ladrillo con techos de paja. Las habitaciones eran pequeñas, oscuras y todas del mismo tamaño. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir