Agrandar imagen | Ver tamaño original
El edificio Magma Arte y Congresos convive en un difícil entorno debido a la proximidad con la red de autopistas del Sur de Tenerife. Los únicos referentes del área circundante son el paisaje semidesértico de roca chasnera y el mar, cuya imponente presencia enmarca el edificio con la constante visión de la isla de La Gomera. La respuesta ante esta situación nace de la valoración del paisaje al prolongarlo con sus rocas geométricas emergentes que albergan los distintos servicios del programa. Estas fallas se disponen favoreciendo el fluir de la cubierta, imaginada como un líquido en movimiento que acota el espacio en todas sus direcciones. El líquido se desdobla y multiplica produciendo grietas de luz y ventilación que intensifican las sensación de ligereza de la ondulante superficie. Estos elementos masivos contienen oficinas, aseos y servicios; el resto del espacio es susceptible de uso para diversas actividades en función de una mayor o menor compartimentación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir