Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este caso es una renovación esqueleto de una habitación en un departamento de 30 años. Después de la eliminación de los materiales de acabado de interiores, aparecieron las vigas de hormigón entrecruzado. Una escena híbrida entre 30 años atrás y el presente se crea poniendo en valor una exagerada estructura clásica con la forma de terreno, y darle allí un nuevo interior. Todos los muros de madera se construyen lejos de las vigas de hormigón y se barnizan. Las vigas no han cambiado desde hace 30 años, cruzan libremente en todo el ambiente y cubren la sala completa. Esta casa no corta el flujo del tiempo. Después de un período de 30 años, sigue viviendo a través de los siglos con sus nuevos residentes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir