Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ubicado cerca de Nagoya, este edificio para el arriendo complementa una antigua tipología de vivienda, ahora totalmente renovada y colorida. En medio de un suburbio bastante lúgubre, la idea es romper con esta imagen para dar comienzo a una nueva urbanidad. El color lo hace socialmente más agradable y también permite personalizar cada vivienda desde el exterior. Los departamentos más pequeños se ubican en el centro del edificio, mientras que los grandes se disponen a los lados y en la planta superior. Los colores introducen una nueva manera de construir la ciudad, dándole nuevos códigos y perspectivas. La idea es dar color a la vida cotidiana, pero los colores son suaves en el interior de las viviendas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir