Agrandar imagen | Ver tamaño original
En medio de un espectáculo de fuegos artificiales que opaca fácilmente varios espectáculos de año nuevo, se inauguró el edificio más alto del mundo. Esta obra maestra de la arquitectura y la ingeniería, diseñada por la firma Skidmore Owings & Merrill (SOM), reveló durante la ceremonia su secreto mejor guardado: su altura. Con 828 metros de alto supera a su predecesor, el Taipei 101 (509m de alto), por casi otro rascacielos de ventaja (300m). Esta ventaja le asegurará el título de edificio más alto del mundo por al menos su buenos años. Además, se le cambió el nombre a Burj Khalifa (Burj = torre) en honor a Khalifa bin Zayed Al Nahyan, el sheik reinante de Abu Dhabi, emirato que prestó US$25 billones (ó $25.000 millones en notación latina) a Dubai para capear la crisis financiera del 2009. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir