Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ubicada en un sitio inclinado impresionante en Paco de Arcos, un barrio de Lisboa con vista al mar, la casa propone un conjunto de varios sólidos tratando de atenuar la masa total debido al complejo y gran programa solicitado por el cliente. Otras condiciones que se debieron abordar y superar fueron el conjunto de normativas, definidas en el consejo urbanístico de la ciudad, como las líneas de edificación, los accesos, el índice de constructibilidad, y el volumen. La forma resultante propone un diálogo entre una gama de diferentes llenos y vacíos, utilizando la luz para dibujar sobre las superficies, planteando una lectura cambiante del espacio y de los distintos volúmenes durante el día. La pantalla protectora de metal, crea grandes superficies de texturas lisas sobre la fachada de la casa, lo que acentúa las formas y el control de las relaciones entre el interior y el exterior o entre espacios externos e internos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir