Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ubicado en un departamento reconvertido de principios del siglo XX en Sarajevo, la oficina del estudio de arquitectura “Firma“ está compuesta por 2 espacios además de una pequeña cocina y un baño. Con 65 m2, el objetivo principal se basa en la idea de crear un espacio brillante y “optimista”, mediante el empleo de superficies blancas reflectantes y espejos. Así logran maximizar la luz natural y amplificar visualmente el espacio. Utilizando un esquema de colores monocromático (blanco y negro) en el interior, proporcionan un fondo neutral para un espacio de trabajo apto para una oficina de arquitectura, generando también un alto contraste con las vistas del entorno exterior, dominadas por ladrillos y tejas y por las chimeneas de los edificios vecinos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir