Agrandar imagen | Ver tamaño original
El diseño fue planteado para una familia joven que quería construir una casa nueva cerca del centro de la ciudad. El principal requisito era que debían esconderse de los vecinos y de las vistas abiertas, además debía tener la orientación hacia el sur y zonas verdes. Utilizando ladrillos residuales como revestimiento en la fachada de la casa, esto permitiría encajar y mimetizarse con el entorno antiguo e incompleto de los alrededores. El nivel bajo tierra está en función al área de servicio, mientras que el primer piso es el área de descanso, sin embargo la mayor parte de las actividades de la familia se llevan a cabo en la planta baja. Las aberturas están orientadas hacia las áreas verdes, así como también lo están las partes principales de la casa, garantizando la intimidad.  La fachada norte es muy cerrada a la vista de la calle. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir