Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa como guarida, como lugar de aislamiento, de reflexión y de descanso, desligada del contexto urbano y entrelazada con el entorno natural. El espacio exterior nunca termina y el espacio interior nunca empieza. Los materiales participan en este proceso de relación con el espacio exterior; son duros pero se amoldan, envejecen cada día, cambian. Los muros de concreto nos aíslan de los vecinos y nos encuadran las vistas; las cajas de block complementan los espacios y sus servicios. Entender el sitio como una serie de respuestas de diseño: un acantilado, un árbol, un muro de piedra y una barranca son los componentes principales del proyecto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir