Agrandar imagen | Ver tamaño original
En un sitio impresionante, con vistas panoramicas al agua y exposiciones maravillosas de luz solar cambiante durante todo el día, se encuentra esta típica casa de los años 60 enmarcada en tres plantas. La estructura abandonada tenía una estrecha escalera de caracol en el medio que dividía cuatro habitaciones oscuras, un techo con goteras y paredes agrietadas. Estas fueron las condiciones de inicio para superar una expansiva renovación dramática, abierta, llena de luz en Fire Island, Nueva York. La escalera de caracol en el centro era, por lejos, el elemento más restrictivo en términos de plan, que obstruía la vista y limitaba el recorrido de la luz. Para maximizar la luz del día, las vistas de la bahía, y para abrir el plan, la escalera tenía que ser reubicada. La escalera rediseñada crea un paseo a través de los puntos de vista del volumen, enmarcando la sala de estar, un dormitorio en el segundo piso y un mirador/nido en el tercer piso. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir