Agrandar imagen | Ver tamaño original
Construido con módulos de acero y concreto prefabricados, esta casa de 200m2 está cimentada en un terreno con fuerte pendiente, en una isla de Estocolmo. Debido al terreno en pendiente y la proximidad de los vecinos, se elegió camuflajear este volumen bastante grande bajo una rampa de trineos y una terraza en la azotea, haciéndolo muy discreto desde la carretera. La rampa crea un hall de entrada a la casa que conduce a la sala principal. Una sala de estar que se alinea con las ventanas de piso a techo y la vista al mar. El nivel de entrada también incluye un dormitorio principal, dos baños, una cocina con una barra de estudio, la sala de estar y comedor, un gran balcón y un nicho de lectura integrado en las escaleras. En la planta baja hay 3 dormitorios, una sala de estar y un baño, así como una terraza al aire libre que conduce a la parte baja del jardín. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir