Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto consiste en la expansión y la renovación de una granja en Sicilia, en las laderas del volcán Etna. El esfuerzo de diseño está orientado a respetar la arquitectura existente y al mismo tiempo a la búsqueda de una imagen global. Varias características de la tradición local entran en juego, la creación de muchos puntos de contacto entre lo viejo y lo nuevo: formas simples y pocos materiales interactúan con el contexto histórico. El jardin. La línea delantera del diseño de paisaje  fue la innovación del jardín siciliano clásico mediante la simplificación de formas y la reordenación escencial de plantas. El jardín existente, salvaje y descuidado, se caracterizó por un único espacio en pendiente constante y por lo tanto no era viable. Era necesario dar un nuevo orden a los elementos principales: las esencias de plantas, las vías de conexión, las terrazas horizontales y las zonas de sombra. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir