Agrandar imagen | Ver tamaño original
El edificio Castelli debe su fisonomía a la interpretación de una reciente normativa que propone para algunas calles “corredores” de este barrio de baja densidad, una edificabilidad apenas superior pero sin límite de altura. En un pequeño lote en esquina de 11.60 x 16.50, el volumen se conforma con los retiros obligatorios a los frentes y los proyectuales hacia el interior de la manzana, que permiten obtener una cierta altura para aprovechar las vistas hacia la laguna Setúbal y el centro de la ciudad. La esbeltez de la pequeña torre incorpora un nuevo tipo al repertorio arquitectónico del barrio, con predominancia de viviendas individuales y algunos pequeños edificios de formato más bien horizontal. El desarrollo de las viviendas en vertical combina una planta baja de dos dormitorios y patio, tres pisos con departamentos de un dormitorio y un dúplex en los últimos dos niveles, con una planta social y una privada que incluye un espacio multifuncional. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir