Agrandar imagen | Ver tamaño original
A las afueras de Moscú, en el distrito de Pushkin, Alexey Ilyin ha construido una casa privada para él y su familia. La casa esta fabricada por completa en madera, y la autosuficiencia natural de este material se convirtió en uno de los elementos claves del diseño.  El diseño de la casa tiene la forma de un rectángulo alargado, y el arquitecto la ha emplazado transversalmente en medio del rectangular sitio, alejada de la cerca a la distancia mínima dictada por las normas. De esta manera, los diez acres se dividen visualmente en dos áreas no mutuamente dependientes: un pequeño jardín delantero y un patio en la parte trasera. Frente a la casa hay una pequeña casa de huéspedes y un ordenado cobertizo para herramientas camuflado por una reja. La casa principal tiene dos plantas, pero desde la mayoría de las perspectivas esto no se puede ver. Esto se debe al hecho de que casi la totalidad de las áreas del nivel superior son iluminadas por claraboyas, mientras que la pendiente de la cubierta a dos aguas es mínima. Bajo el alero de la fachada principal, las superficies de madera son completamente blancas y llamativas visualmente al ingresar al sitio, y más aún desde la calle, creando una sensación de un volumen totalmente introvertido. Esta imgen también se magnifica por medio de las persianas que para todas las ventanas fueron fabricadas con la misma madera que la utilizada en las fachada, además fueron pintadas del mismo color gris claro. Las persianas cierran perfectamente todas las aberturas. Si no fuera por las terrazas en sus dos extremos y el profundo nicho cuadrado en la entrada principal (la puerta de cristal también tiene persianas), con su forma cerrada la casa parece ser un paralelepípedo perfecto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir