Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuando Gary Saulson, Director de la Inmobiliaria Corporativa de la PNC, llegó a la oficina de Gensler en Chicago el año 2011 con el proyecto de La Torre en el PNC Plaza, desafió al equipo a apuntar a un objetivo audaz: diseñar el rascacielos más verde del mundo. Meses antes, el equipo de diseño había viajado a Europa y Canadá para estudiar los mejores edificios de alto rendimiento en su categoría. Al observar de primera fuente el enfoque en la calidad del rendimiento del entorno construido y la ubicuidad de las tecnologías de construcción, tales como fachadas de doble piel y los sistemas radiantes pasivos, envalentonaron la determinación a repensar cómo los edificios de oficinas verdes podrían ser diseñados en su país. En primer lugar, nos dimos cuenta de que teníamos que definir lo que significaba el rascacielos más verde. En ese momento, el término "verde" se ha centrado casi únicamente en los estándares LEED de conservación energética. Esto significaba que las construcciones se clasifican en dos categorías: los edificios que eran muy pequeños y mantienen su huella energética igualmente reducida o edificios más tradicionales de mayor tamaño, pero que recurren a una gran cantidad de tecnologías externas adheridas para reducir las emisiones de carbono. Ninguna de los dos lograba adaptarse a nuestra visión de lo que La Torre en el PNC Plaza podría o debería ser. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir