Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este edifico, en esquina, en el Barrio Antiguo, en las laderas del
Benacantil de Alicante, surge de la unión formal de dos pequeños bloques
en estado, prácticamente, ruinoso.
La intervención total, en su conjunto, son aproximadamente unos
350m2, y los pequeños apartamentos disponen entre 40 y 60m2 como máximo. François, empresario suizo enamorado de Alicante, decide comenzar
una aventura en nuestra tierra con la compra de estas 2 propiedades,
para poder algún día habilitarlas para apartamentos de alquiler. Este
tipo de negocios no es el terreno en el que se mueve corrientemente y su deseo es realizar un proyecto romántico de recuperación ensimismada de
la casa tradicional del barrio de Alicante, en este ambiente tradicional
en el que se insertan las viviendas, donde todavía la gente tiene una
relación cercana, pausada y amable con sus pequeñas e irregulares calles. Constructivamente, en su interior los forjados y cubiertas se
intervienen en su totalidad como encofrados perdidos, acabado en tarima maciza de pino o pavimento cerámico, según el programa funcional.
Los apartamentos, se proyectan con una decidida continuidad,
articulados por unos "muebles" donde se agrupan los servicios, como
cocinas, aseos, almacenes, sirviendo de nodos articuladores.
Los acabados interiores se resuelven con 3 materiales que van
plegándose en diferentes planos, horizontales y verticales, con una
clara decisión de continuidad, pragmatismo y limpieza.
 Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir