Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Plaza Amantes no era propiamente una plaza sino el vacío causado por los bombardeos de la Guerra Civil que asolaron la ciudad. Se intentó, sin embargo, a lo largo de la Postguerra, y con mayor o menor fortuna, transformar ese vacío en una plaza confiando en su situación central y en la presencia dominante de la emblemática Torre de San Pedro que, antes de la Guerra, al igual que las demás torres mudéjares de Teruel, había sido construida entre casas y sobre la calle, como una torre-puerta de muralla. Pero esta situación había cambiado drásticamente con el bombardeo, al quedar la torre aislada por uno de sus lados, permitiendo su visión desde la parte baja del vacío en el que se pretendía situar la nueva plaza. En 2008 y tras varios intentos fallidos se convocó un concurso restringido al que fueron invitados algunos arquitectos europeos conocidos y cuyo resultado determinó el proyecto que finalmente se ha ejecutado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir