Agrandar imagen | Ver tamaño original
En el corazón de la región de Landes, en Francia, esta instalación hotelera interactúa con un contexto paisajístico donde la intervención humana se encuentra en diálogo con la naturaleza. La primera etapa del proyecto consiste en transformar el lago existente en un paisaje de dunas coronadas con delgados pinos: la arena del dragado se amontona alrededor de los bordes del lago para crear pequeñas bahías donde se encuentran los bungalows. Construidos en madera, se caracterizan por una disposición prismática que favorece las expansiones en el lago mientras conserva la privacidad de los visitantes. Las líneas oblicuas del pabellón, así como las del edificio de la recepción, forman un contraste con las dunas curvas y el cielo lineal por detrás. La armonía entre las construcciones y el entorno no se basa en la imitación: la arquitectura y el sitio se definen por una homología contrastada. Posicionadas sobre el agua que las refleja, estas pequeñas unidades autónomas son un punto en el paisaje y permiten a la naturaleza formar un medio continuo. Diferentes vías sinuosas entre las colinas ofrecen una variedad de perspectivas que confirman este sentimiento. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir