Agrandar imagen | Ver tamaño original
Pabellón Tlali (ganador del segundo lugar en el concurso Arquine No.18 Pabellón Mextrópoli 2016) responde a un concepto que surge del enfrentamiento directo del ciudadano con la ciudad, pues cada vez es más ausente el intercambio comunitario y así mismo, los escenarios colectivos son insuficientes. Vemos el pabellón como un vacío contenido en la pieza construida, como la posibilidad de tejer una delicada relación con la ciudad; con ella generamos diálogos, conservando así las fricciones honestas de la ciudad.  Teóricamente el Pabellón Tlali, hace una reflexión a la historia de México, específicamente, a la cultura azteca. Ellos concebían al mundo dentro de un orden universal, en un plano horizontal se indican los rumbos y en un eje vertical separa cielo, tierra e inframundo.  Pabellón Tlali (Tierra en náhuatl), formalmente hablando, busca establecer una conexión metafórica entre lo terrenal y lo celestial, es decir, una charla continua de la ciudad actual con la ciudad ideal.  Pensar cómo queremos responder al contexto nos hace eliminar de elementos innecesarios. El pabellón, dejando en evidencia los procesos constructivos que anticipan el resultado final, tiene la sensibilidad suficiente, respondiendo a un contexto social, económico y natural, donde el pabellón se convierte en una extensión del lugar donde se emplaza.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir