Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto utiliza su espléndida ubicación, un claro abierto con dos altos árboles de cedro y un huerto de inclinación suave, para permitir que el paisaje entre al centro del edificio. La guardería y el parque infantil son tratados como dos partes de un rompecabezas, como la permeabilidad de espacios interiores y exteriores. El patio de recreo, un espacio exterior protegido en el que los niños pasan mucho tiempo, es un elemento clave del proyecto que es tan importante como su alter ego, el propio edificio. Hundido 60 cms. en el suelo, el patio se diferencia del resto del claro. Está envuelto por un banco largo y continuo y crea una referencia especial y privilegiada a la naturaleza circundante. Logra una topografía clara, como si fuera una habitación que se abre hacia el cielo. Las alas del edificio destacan la conexión estructurada con el espacio exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir