Agrandar imagen | Ver tamaño original
El vacío del patio organiza dos volúmenes de cinco niveles con 10 departamentos de 138 m2 cada uno en la zona sur de la Ciudad de México.  Las celosías y las organizaciones espaciales de las construcciones vecinas inspiran un proyecto que vive hacia adentro.  En un área de 20 x 25 m los departamentos aprovechan todo el frente para lograr que los espacios se llenen de luz y de aire. Un corredor une los volúmenes sur y norte y el patio entre ellos.  El color amarillo del muro colindante, presente en muchas construcciones vecinas de El Pedregal, recibe la luz del oriente durante el recorrido desde el acceso hasta la torre norte.  El suelo de loseta hidráulica con dibujos en tonos grises recuerdan los accesos de las famosas "vecindades".  La fachada sur, hacia la ciudad, se cierra a través de una piel metálica plegada inspirada en esculturas de Matías Goeritz.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir