Agrandar imagen | Ver tamaño original
INTROEl arte es una de las mayores expresiones de lo humano, es algo que alimenta el espíritu y que es percibido de distinta forma por cada uno. La arquitectura ha tenido siempre una íntima relación con el arte y con lo estético, sin embargo, el espacio no solo se contempla, se vive en él y al ser apropiado nace la arquitectura. La atmósfera y la expresión de este proyecto llevan como premisa la idea de construirle al cliente, una pintora y amante del arte, una casa que mantenga el espíritu de una galería de arte al interior y que a su vez tenga el carácter de un objeto de museo hacia la calle, un objeto que puede ser contemplado y reinterpretado por cada observador. EL PROCESOEl emplazamiento de los espacios fue determinado a partir de imaginar distintos recorridos y situaciones dentro de la casa que le dieran al usuario una experiencia distinta en cada uno de los espacios que van articulando la casa. Uno de los principales requisitos de la madre de la familia era que existiera un estudio para pintar, pero a su vez que existiera un espacio para exhibir el trabajo hecho por ella misma a sus invitados. Esto provocó en nosotros la intención de convertir la parte social de la casa en una experiencia similar a una galería de arte Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir