Agrandar imagen | Ver tamaño original
El 8 de noviembre de 2013, el súper tifón Haiyan, uno de los tifones más fuertes que haya golpeado tierra, devastó las regiones centrales de Filipinas, destruyendo más de cuatro millones de hogares y privando a miles de personas. Las olas causadas por el tifón aplastaron el asentamiento informal de Seawall y el Centro de Estudio que construyeron junto con la ONG Streetlight y tres estudiantes de arquitectura en 2010. Streetlight apoyó a las familias y los niños durante todo el desastre y poco después reanudó su programa vocacional y educativo. Alexander Eriksson Furunes fue invitado nuevamente junto con sus dos socios, Sudarshan Khadka y Jago Boase, para reconstruir la oficina de Streetlight, el orfanato y el centro de estudio dentro de la zona de reubicación, en Tagpuro. En la pequeña aldea de 200 hogares, la población se programó para aumentar diez veces de acuerdo con los planes de reubicación iniciados por el gobierno de la ciudad. Este crecimiento no tuvo en cuenta las oportunidades de vida o la infraestructura que proporciona las necesidades básicas, como agua, saneamiento y electricidad. La tensión y los conflictos aumentaban en la zona, ya que varias familias carecían de un sentido de pertenencia a su nueva casa y a su nueva comunidad. La pregunta era cómo podíamos trabajar juntos, y colectivamente utilizar el proceso de programación y diseño para construir algo apropiado a la situación actual dentro de la zona de reubicación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir