Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa se ubica entre edificios altos en el centro de Hiroshima, con vistas a una calle con muchos automóviles y tranvías. Para obtener privacidad y tranquilidad en este entorno, colocamos un jardín y una fachada de vidrio óptico hacia el lado de la calle. El jardín es visible desde todas las habitaciones, y el paisaje tranquilo y silencioso de los coches y tranvías que pasan imparte una riqueza a la vida en la casa. La luz solar del este, que se refracta a través del vidrio, crea hermosos patrones de luz. La lluvia que golpea la claraboya de la pileta de agua manifiesta unos patrones de agua en el piso de la entrada. La luz filtrada a través de los árboles del jardín parpadea en el piso de la sala de estar, y una ligera cortina metálica danza en el viento. Aunque se encuentra en el centro de la ciudad, la casa permite a los residentes disfrutar de los cambios de luz y de la ciudad a medida que transcurre el día, viviendo conscientes de las estaciones cambiantes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir