Agrandar imagen | Ver tamaño original
Al edificio C57-4 se entra por un lobby sobrio con acentos de madera y herrería que recibe a los habitantes de este edificio para conducirlos al sistema de circulaciones verticales formado por elevadores y escalera de servicio. En el interior de cada piso se reacondicionó a nivel constructivo cada uno de los espacios para generar amplios corredores, dominados por un patio interno que funciona como punto de reunión y área de descanso donde un tapete de tabiques de barro rojo acentúa este lugar a la sombra de un árbol. Cada departamento hace uso de una paleta de materiales muy específica y en colores neutros para propiciar amplitud visual, vinculada a una arquitectura limpia con nulos recursos escenografías que permite apreciar las bondades de la construcción original, al tiempo que propicia una intervención respetuosa con la preexistencia. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir