Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo era diseñar una casa en una sola planta para una pianista en un terreno de 250 metros cuadrados entre viviendas ya construidas por lo que el proyecto busca integrar la única vista posible hacia el exterior: el cielo. El sistema estructural está conformado por una retícula de columnas de acero que cargan la losa, permitiendo dejar muros y carpinterías a un nivel más bajo buscando la iluminación natural hacia el interior de la vivienda. Los espacios del programa, recámara, estudio, cocina, cochera, sala, comedor y servicio, se confinan tanto por la carpintería como por la modulación de las columnas. La materialidad de la casa busca que la cubierta se perciba como un elemento continuo perforado por patios al diferenciar los muros bajos con un enjarre distinto en el que se puede apreciar el tono natural de la arena de la región. El recubrimiento en pisos diferencia el área pública, con pisos de mármol y cantera naturales, de la privada que tiene un piso de corcho. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir