Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa, situada en Calders (un pequeño pueblo en el centro de Cataluña), es el nuevo hogar de una pareja con dos hijos. El solar se encuentra en el limite del pueblo con el parque natural de "Sant Llorenç del Munt i l'Obac" justo en frente. El programa que solicitaron incluía oficina, espacio de vida común, tres habitaciones, dos baños y un garaje. El solar presenta un desnivel de un piso. Mientras todas las casas del barrio tienen el garaje en la planta baja a nivel de jardín y la zona de estar en los pisos superiores. Nuestra estrategia fue hacer lo contrario. Colocamos el garaje y el estudio en la planta superior a nivel de calle y la sala de estar común y las habitaciones en la planta baja en relación directa con el jardín. El acceso a través del garaje se utiliza como un jardín, un porche, un espacio intermedio flexible. El salón-comedor a doble altura se abre hacia el jardín y el parque natural. Una escalera de acero pintada en blanco desciende al nivel inferior. La escalera está protegida por una red blanca para acentuar la sensación de ligereza que se obtiene desde el doble espacio hacia el resto de la casa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir