Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta obra se ubica en Puerto Varas, en una parcela dentro de lo que fuese en el pasado un campo agrícola. Esto ubica a la vivienda en torno a referencias de grandes árboles nativos e introducidos y caminos antiguos, coincidiendo esta vista con la orientación solar hacia el norte. La volumetría se diseña desde un gran volumen principal con dos fachadas predominantes, la sur y la norte; fachadas que según su carácter son determinadas en cuanto a la composición, traslucidez y materialidad. Hacia el sur se define una fachada más hermética marcando, de manera clara, un acceso acristalado. Con esto se controla la pérdida de privacidad y de temperatura de la fachada expuesta a la calle; la cara fría de la casa. Hacia la cara norte se compone una gran fachada acristalada en los sectores comunes armando una relación muy fuerte entre la vista, el paisaje y el interior de la casa, potenciando al máximo la luz solar y la vista. Este gran volumen es cruzado por un techo transversal que contiene las áreas de servicio y programas complementarios de la vivienda y en la intersección queda conformado el acceso de la casa. Desde este punto la casa queda divida en dos sectores: el de los dormitorios y un uso más privado hacia el oeste, mientras que los programas y áreas comunes, hacia el este; rematando este lugar de la casa en un gran espacio techado de estar interior/exterior, íntimamente relacionado con los grandes árboles y el contexto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir