Agrandar imagen | Ver tamaño original
Descripción enviada por el equipo del proyecto. El mayor desafío del arquitecto fue transformar la propiedad de los años 80 de 130 metros cuadrados, en un departamento con un lenguaje contemporáneo, acorde con el perfil del cliente: piloto joven, soltero, exitoso y que viaja mucho. La propuesta era inyectar estilo e insertar personalidad sin exagerar. El concepto buscado fue el lujo contemporáneo, una atmósfera minimalista, con el estilo de vida urbano y acogedor que el residente soñó. El deseo de la renovación total del cliente dio libertad a la creación. La integración de los espacios fue primordial para recibir amigos. En la lista de cambios conceptualizados por la oficina, el primero fue derribar la pared de la cocina, que la dividía de la sala de estar y extenderla con la inclusión de un dormitorio. Al priorizar la funcionalidad, la sala de estar, el comedor y la cocina carecían de divisiones, teniendo una sola isla que separaba la preparación de la comida de los otros ambientes, el revestimiento de yeso y el técnico de iluminación, sectoriza los espacios. La actualización fue total en todas las instalaciones eléctricas e hidráulicas del departamento. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir