Agrandar imagen | Ver tamaño original
Dos volúmenes dislocados y separados por una franja de luz que aloja un patio y el ingreso recibidor dan lugar a esta residencia unifamiliar de dos niveles con tres recamaras, sala, cocina, comedor y programas complementarios que logran incorporar al paisaje circundante por medio de la transparencia y los vacíos. La idea principal de esta casa surge por la dislocación de dos volúmenes antagónicos, el primero representa la materia: cerrado de concreto dispuesto de forma horizontal flanquea la calle y resguarda el resto de la vivienda, al interior de este cuerpo se albergan las recamaras secundarias en planta alta y los programas públicos en planta baja. El segundo volumen se contrapone al cerrado por su transparencia: representa la luz, la penetración del exterior y el vacío. Dispuesto de forma vertical se abre hacia las áreas públicas albergando la recamara principal en planta alta, y la cocina, el comedor y el estar en planta baja creando una conexión con el paisaje y las terrazas exteriores. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir