Agrandar imagen | Ver tamaño original
A fines de 2017, el arquitecto colombiano Antonio Yemail y su equipo se cambiaron de oficina en Bogotá. Tras once años de trabajo en un monoespacio donde todas las actividades se superponían, la mudanza se convirtió en una excusa para inventariar, reconstruir, destruir y documentar procesos de diseño a través de sus maquetas. Entre 150 maquetas realizadas, 90 de ellas fueron restauradas y fotografiadas nuevamente. "Es el principal testimonio visual para reconocer cómo se han encadenado nuestras inclinaciones proyectuales, pues como dice Álvaro Siza, un proyecto es la maqueta del siguiente”, explica Yemail en conversación con ArchDaily. La mudanza no solo implicó cambiar de nombre —Oficina Informal ahora es Yemail Arquitectura—, sino también la posibilidad de contar con espacio suficiente como para destinar uno de ellos para elaborar maquetas y otro para exhibirlas. Si bien reconoce que están lejos de los niveles de producción de maquetas de las grandes firmas, Yemail plantea que por cada proyecto desarrollado en su oficina debe existir al menos una maqueta física. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir