Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los tubos de cartón son tan comunes que tal vez ni siquiera los notemos. Sin embargo, están en todas partes: en un rollo de papel higiénico, en el empaque del diploma universitario, en los fuegos artificiales y en las industrias de papel y tisú. Y ahora, cada vez más, se pueden encontrar en lugares inusuales, como en las paredes de casas y edificios. El material forma parte de la vida moderna y se produce para una multitud de aplicaciones industriales y productos de consumo. La gran mayoría se utiliza como núcleos estructurales en operaciones de bobinado. Inmediatamente después de la fabricación, el papel, la película o los textiles se enrollan directamente sobre tubos de cartón, lo que da como resultado un rollo estable que se almacena y se transporta fácilmente. A pesar de que se consideran productos básicos, son en realidad espectaculares obras de ingeniería. Los tubos para los mercados industriales están optimizados y diseñados para un uso específico y tienen en cuenta múltiples características, como resistencia y rigidez adecuadas, superficies texturadas, adhesivos, etc. Algunos tubos, por ejemplo, deben diseñarse no solo para soportar grandes cargas, sino también para evitar vibraciones al desenrollarse en prensas de alta velocidad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir