Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los seres humanos pueden sobrevivir hasta 30 días sin comer y 3 días sin beber pero sólo 3 minutos sin respirar. Nuestra necesidad de aire también es constante, confiamos en él en todo momento en interiores y exteriores, aunque a menudo puede ser menos limpio de lo que esperamos. Los olores desagradables nos hacen conscientes de la mala calidad del aire, pero muchos agentes irritantes y gases no saludables no son detectables por el olfato y, al mismo tiempo, afectan nuestra salud.  Diseñar un interior con condiciones ambientales óptimas es también responsabilidad del arquitecto. A continuación te explicamos algunos principios sobre la calidad del aire en espacios interiores y cómo nuestro rol como arquitectos es determinante en un buen diseño para espacios saludables. Se ha demostrado que los gases emitidos por algunos compuestos de productos y materiales de construcción como pinturas, alfombras, pisos, acabados de muebles y sprays tienen una gran variedad de efectos perjudiciales para la salud, problemas cognitivos, déficit atencional, transtornos respiratorios e incluso cáncer. Algunos de estos contaminantes químicos, biológicos y otros elementos a pesar de no tener olor igualmente afectan nuestra salud y bienestar causando dolores de cabeza, fatiga, alergias y otras reacciones perjudiciales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir