Agrandar imagen | Ver tamaño original
El predio se ubica al norte de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; mantiene una relación visual y directa con el Mercado local y es una condicionante muy importante en el concepto, enajenar visualmente al comensal de su exterior. Bajo condicionantes de introspección, el emplazamiento se vuelve esencial para lograr un impacto visual al usuario, sembrando el volumen casi a frontera del terreno; solo divido por una barrera vegetal endémica que advierte la esencia del concepto. La jerarquía del acceso se logra con dos muros prominentes en ladrillo regional que casi se unen, a plomo del pórtico de espera. El concepto se acuñó de manera perceptiva hacia el usuario, lograr un jardín con restaurante. Para irrumpir la perspectiva de “salón de comensales” se infiltraron jardines, encapsulados en parte inferior pero abiertos cenitalmente, esto permite apreciar el microambiente endémico con la interacción de las lluvias y árboles de flor como la primavera y Jacarandá. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir