Agrandar imagen | Ver tamaño original
Es todo muy reciente: hace menos de un año, una familia francesa se convirtió en la primera familia en el mundo en vivir en una casa impresa en 3D. Aunque hace menos de 20 años esto parecía un sueño lejano, esta nueva tecnología se ha desarrollado rápidamente y aparece como una posible contribución a la crisis de la vivienda en todo el mundo. La empresa china WinSun fue la primera en construir una casa impresa en 3D, y en 2013 logró imprimir 10 viviendas en un período de 24 horas. Las casas exigieron montaje humano, ya que las paredes fueron impresas en fábrica y transportadas a sus respectivos sitios. En el año 2018, la startup Apis Core, de San Francisco, construyó con éxito una residencia en su terreno final, en un sólo día, proceso que costó unos US$10.000. Dubai, por su parte, creó un plan para que una cuarta parte de los nuevos edificios de la ciudad sean impresos en 3D hasta 2025. La iniciativa fue creada para promover a los Emiratos Árabes Unidos y Dubai como un centro tecnológico para la impresión 3D. La ciudad pretende convertirse en líder mundial en impresión 3D para la construcción civil. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir