Agrandar imagen | Ver tamaño original
La nueva Municipalidad de Nancagua, un pequeño pueblo rural en la zona central de Chile, postula a convertirse en un espacio público notable dentro de la ciudad, capaz de albergar en plenitud una diversidad de actos cívicos. Al mismo tiempo, dada su cercanía al antiguo e ignorado Parque Municipal y a otros edificios de interés histórico, su emplazamiento apuesta por una reactivación y puesta en valor del patrimonio local, tanto construido como natural. Resultado de un concurso público, el proyecto se focaliza entonces no en la construcción de un volumen, sino en la creación de un vacío público memorable que conecte de manera efectiva la ciudad con el parque que se encontraba entonces en estado de abandono. Tal como sucede en otros espacios con una alta vocación cívica, como el ágora de Assos en Grecia o la plaza San Marcos en Venecia, se privilegia la construcción del vacío por sobre la construcción de edificios aislados. Espacios con una alta vocación pública, donde se crea y se ‘carga’ un vacío de manera que se convierta en un catalizador de la vida pública. Para lograr estos objetivos proponemos una plaza pública que vincula la ciudad con el parque, limitada en sus lados más largos (norte y sur) por el nuevo edificio municipal. Este nuevo espacio público, inexistente en el encargo del concurso, se transforma en el centro del proyecto. Un vacío urbano que permite un amplio tipo de situaciones y eventos, ya sean individuales o colectivos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir