Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Artículos
  3. Consejos para ejercer en arquitectura como independiente

Consejos para ejercer en arquitectura como independiente

Consejos para ejercer en arquitectura como independiente
Consejos para ejercer en arquitectura como independiente, © Caterina De La Portilla
© Caterina De La Portilla

Lo poco que conocemos sobre la profesión de arquitecto está roto. No es aplicable al segundo milenio y la prueba es la insostenible realidad de la gran mayoría. Lo que vivieron las generaciones anteriores son experiencias únicas ligadas a un momento histórico concreto. Ahora necesitamos aprender a leer nuestro propio momento histórico y reprogramar nuestra visión para conseguir ver las salidas que ahora no vemos.

Nos transformamos en profesionales libres que ofrecen soluciones reales a problemas reales. Dejamos de ser reemplazables por cualquier otro arquitecto. Escuchamos lo que necesita el mercado, resolvemos problemas importantes, singulares y concretos, y por eso podemos establecer nuestras condiciones y vivir de la arquitectura de una forma libre, estable y próspera.

¿Cómo puedes sumarte tú a este movimiento? Aquí tienes las claves para empezar a comprender cómo funciona el mecanismo de tu profesión y ejercer como arquitecto independiente. Sin importar cuál sea tu background ni en qué lugar te encuentres. No hay excusas.

El mercado de los arquitectos, hoy

Esta es la realidad: sólo un 20% de las personas que estudiaron arquitectura en los últimos 10 años pueden ejercer como tal con unas condiciones dignas y con una perspectiva de crecimiento.

El otro 80% de arquitectos son personas con un enorme talento, inteligencia y compromiso, pero que no encuentran un medio de vida que cubra sus necesidades básicas y deseos como profesionales. Es decir, viven en la precariedad y no saben cómo salir de ahí.

Los arquitectos hemos aprendido a desarrollar nuestras habilidades y nuestras pasiones, pero no hemos aprendido a leer el mercado para detectar nuevos problemas, necesidades o deseos reales y no saturados por la competencia. Como consecuencia todos los arquitectos hacemos lo mismo y nos convertimos en profesionales perfectamente reemplazables. Mano de obra. Con +5 años de experiencia el 95% en España no gana más de 25k€. Con 30 años no pueden ni pensar en tener hijos, comprar una casa o simplemente ahorrar 200€ al mes. Somos más arquitectos que nunca y la precariedad laboral es una situación generalizada.

Comprender que somos demasiados queriendo ejercer de la misma forma es el primer paso para aceptar el problema. Nuestro problema. Y sólo cuando comprendemos el problema y nos asignamos nuestra responsabilidad podemos encontrar la solución. Se acabó ser un corcho que va a la deriva de las corrientes, las crisis y las circunstancias. Toma tu responsabilidad.

© Caterina De La Portilla
© Caterina De La Portilla

Analiza el mercado para detectar nuevas oportunidades

Nuestra formación se centra generalmente sólo en nuestra faceta creativa. Nos entrenan para tener buenas ideas pero olvidamos que esas ideas nos tienen que dar de comer. La manera en la que las personas creativas estamos estructuradas desde la escuela es que pensamos mucho sobre lo que nosotros queremos o nos gusta y muy poco sobre lo que el mercado quiere, piensa o necesita realmente. Y lo cierto es que el mercado no nos paga por nuestras ideas; nos paga porque le resolvamos sus problemas.

El arquitecto del segundo milenio está abocado a encontrar nuevas líneas profesionales o sucumbir por la competencia. Encontrar nuevos nichos no saturados que se alineen con tus intereses y analizarlos para determinar cuáles son aquellos profesionalmente más atractivos es el segundo paso para establecer tu hoja de ruta. Antes de preparar las tarjetas de visita, antes de montar la web, primero debes encontrar el problema que vas a resolver. No empieces la casa por el tejado; no empieces por la solución.

Para encontrar esos nichos de mercado no saturados, esas aguas calmas donde la competencia apenas existe, debemos aprender a observar y a escuchar. Este es un ejercicio en peligro de extinción en nuestro gremio (es un hecho, los arquitectos somos vistos por gran parte de la sociedad como artistas caros, arrogantes y engreídos) pero estamos a tiempo de ponerlo en práctica y salvarnos. Tú puedes empezar hoy.

El requisito para la observación y la escucha es salir fuera de ti. No te hagas las preguntas a ti mismo, no especules con los problemas o deseos que pueda tener la gente, no cometas el error tan común de pensar que lo sabes todo de todos. Otros han visto oportunidad donde tú no veías nada. Aprende a observar y hazle las preguntas directamente al mercado. Es así como podrás aprender algo nuevo; sal fuera de tu “cabeza arquitectónica”.

© Caterina De La Portilla
© Caterina De La Portilla

Crea un sistema que garantice un flujo constante de trabajo

Enviar emails, ir a un par de eventos, subir tu portfolio a las redes y contactar con algunos amigos de amigos dista mucho de tener un sistema sólido para generar un flujo de trabajo constante. ¿Crees que esa es la estrategia de Jeff Bezos? ¿Encender el ordenador por la mañana esperando que ese gran cliente le caiga del cielo? Negativo. 

Ser arquitecto independiente no es inestable; tu forma de ejercer como independiente es inestable.

Cuando detectas un problema real e importante y ofreces una solución singular y valiosa, verás que un patrón de conversión comienza a aflorar en tu actividad (convertir = transformar un completo extraño en un cliente). De repente te das cuenta que de X emails que envías te responden Y; que de Y respuestas tienes Z reuniones; que cada Z reuniones consigues 1 cliente. Los negocios son una ciencia y los arquitectos no escapamos a ella.

Lo genial de este sistema es que puedes hacer la matemática inversa, establecer un número de clientes objetivo y ejecutar los pasos previos diariamente. Esto no es una ciencia oculta, son factores comúnmente utilizados en las industrias digitales y tienen una razón de ser absolutamente empírica. Si tienes rojo y la gente quiere rojo, con un poco de tiempo puedes determinar cuál es tu patrón de conversión. Y si no cambias de color, puedes operar sobre ese patrón.

Esto significa, ni más ni menos, que tienes el control sobre tu vehículo: cuánto trabajo quieres tener, cuánto dinero quieres ganar, qué tienes que hacer para aumentar o disminuir el volumen de trabajo… son preguntas básicas que los arquitectos apenas podemos responder. 

Esta forma de ejercer como independiente reúne lo mejor de un empleo (la estabilidad) y lo mejor de trabajar por tu cuenta (la libertad). De arquitecto a arquitecto, mi sugerencia es que te ocupes de conocer cómo funciona tu vehículo.

Eres arquitecto para tener una profesión. Tienes un profesión para tener un medio de vida. Tienes un medio de vida para desarrollarte profesional y personalmente. Si no sabes cómo se conduce tu medio de vida, ¿para qué eres arquitecto?

Desde 2009 Caterina ha dedicado 10 años a su formación y ejercicio como arquitecta en España y EEUU. Actualmente trabaja también como mentora con otros arquitectos para enseñarles las claves sobre cómo ejercer y hacer de su profesión un medio de vida estable, libre y próspero. Para más información, puedes revisar www.caterinadelaportilla.com o www.linkedin.com/in/caterinadelaportilla

Sobre este autor/a
Cita: Caterina De La Portilla. "Consejos para ejercer en arquitectura como independiente" 08 sep 2019. ArchDaily México. Accedido el . <https://www.archdaily.mx/mx/924228/consejos-para-ejercer-en-arquitectura-como-independiente> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.