Agrandar imagen | Ver tamaño original
La forma en que vemos el trabajo ha cambiado, y eso es innegable. Nuestra profesión ya no nos define tanto como las generaciones pasadas, y se han incorporado nuevas formas de trabajo a la vida cotidiana. Si bien la tecnología ha revolucionado nuestra capacidad para realizar una variedad de tareas diarias, muchas profesiones han desaparecido, algunas otras no deberían durar mucho y otras simplemente se crearon. Una generación de jóvenes que nunca han conocido un mundo sin Internet están ingresando al mercado laboral en estos años. Y traen nuevas formas de comunicación, cuestionando las largas horas, la estática de los espacios y toda la cultura en torno al trabajo. Trabajar desde casa, desde espacios de coworking o desde cualquier parte del mundo de forma remota ya es una realidad común. El arte de la arquitectura también ha cambiado inevitablemente. Ya nos hemos preguntado si la automatización realmente afectará nuestra profesión. Con los programas BIM, la realidad virtual en edificios y la tecnología cada vez más incorporada en los proyectos, es probable que tengamos cambios drásticos en esta industria que mueve importantes recursos en todo el mundo. Otro gran desafío es diseñar espacios de trabajo eficientes, cómodos y flexibles que atraigan a las generaciones más diversas, entendiendo y adaptándose al mundo cambiante. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir