Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa de 450m2 está ubicada en un lote en esquina, en un barrio cerrado de la ciudad de Adrogué, Buenos Aires. Su implantación en “L” permite abrazar el jardín central de la casa desde afuera hacia adentro. Hacia un lado una fachada casi ciega, de hormigón visto, en relación con la calle principal de acceso al barrio, permite cerrarse al tránsito y a las vistas exteriores. Hacia la otra calle, un cul- de-sac  tranquilo y con menos vecinos, la fachada se hace más transparente y permeable. La continuidad interior-exterior, un tema sobre el que queríamos hacer foco, lo trabajamos a través de fachadas que se abren, se deslizan o están perforadas  generando distintos filtros que tamizan la luz , controlan las visuales y dan distintas profundidades y dinamismo a esta casa. La llegada a una casa siempre es una oportunidad para “celebrar el acceso”. En este caso, con dos patios bien verdes se articula un hall que queda atrapado entre estos dos vacíos y divide las áreas de estar comunes del sector más íntimo. Ambos aportan luz y vegetación, frescura…fundiendo el espacio interior con el exterior. Programáticamente se ordenó el área de dormitorios en un bloque más ciego, en contacto directo con el terreno, a nivel. Una “piel” metálica de postigos de chapa microperforada sirven de protección solar a la vez que cierran toda la fachada como sistema de seguridad. En el bloque de áreas comunes de estar, se decidió elevar medio nivel para enterrar el área de servicio, garaje, y ganar visuales más largas hacia el jardín. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir