Agrandar imagen | Ver tamaño original
La vivienda ubicada frente a la isla de Tabarca cobra sentido al entender el lugar que la rodea. Con un fuerte desnivel entre las cotas de acceso superior e inferior, el proyecto busca definir un nivel en el que se ubican las zonas de día y la piscina. Este nivel procura situarse en la cota más alta posible, para tener una visión directa sobre el mar. Este espacio principal de la casa surge como el vacío existente entre la zona de sótano que emerge del terreno y la zona de día que se deposita sobre esta base. El cuerpo que emerge busca mimetizarse con la textura de las montañas circundantes gracias a la tonalidad gris de la piedra natural con la que se construye, el volumen que se deposita se materializa con la misma presencia blanca que las arquitecturas tradicionales del lugar, entre los dos una planta abierta y en sombra que es lo único que se necesita para disfrutar del idílico emplazamiento. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir