Agrandar imagen | Ver tamaño original
El arquitecto Rodrigo Rieiro Díaz nos trae desde el Colectivo ARKRIT un artículo que indaga sobre los valores de vida comunitaria abordados en Stacken, un proyecto de cohousing construido en Suecia en el año 1979. Este se convirtió en el primer modelo de vivienda con principios de autogestión, trabajo comunitario y feminismo del país, cuestionando las relaciones sociales establecidas y presentando la vida en colectivo como un intento por superar el modelo de convivencia familiar estándar. Stacken es un edificio de apartamentos en Bergsjön, una ciudad dormitorio en las afueras de Gotemburgo, Suecia. Su nombre hace referencia al montículo de tierra que forman las colonias de hormigas al momento de construir sus nidos. En 1979, Stacken se convirtió en el primer proyecto de cohousing (kollektivhus) de su tipo en el país. Sin embargo, el concepto kollektivhus había surgido en Suecia ya en los años 30 con residencias como el edificio de viviendas en John Ericssonsgatan, Estocolmo, del arquitecto Sven Markelius y la socióloga y política socialdemócrata Alva Myrdal. Se trataba de una tipología de vivienda proyectada para reducir las tareas domésticas de las mujeres de clase alta, una respuesta del funcionalismo tanto a la incorporación de muchas de estas mujeres al mercado laboral, como a la subida del coste del servicio doméstico. Pertenecía a la tradición racionalista de la vivienda colectiva complementada con equipamientos comunes y personal contratado junto a las viviendas con cocina central en el norte y centro de Europa, los hoteles de apartamentos estadounidenses o experimentos de vivienda colectiva como el Narkomfin en la Unión Soviética. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir